!BINGO! x 2

     1/6/17 - El pasado domingo volvía a correr en Villaluenga una prueba del Circuito Provincial del Toledo MTB con un resultado fantástico. Triunfo en una carrera muy rápida que presentaba como única dificultad la corta pero exigente subida al Cerro de Magán y la posterior bajada por una trialera con arena muy seca y movida que requería mucha concentración y pericia para hacer un descenso rápido.

     Los preliminares de la prueba, si lo medimos en tiempo, se pueden reducir prácticamente a 0. Porque ese fue el tiempo del que dispuse antes de la carrera. Nada de aparcar tranquilamente, hablar con los demás participantes, recoger dorsal o calentar.

     A las 9:00 de la mañana llegué a Villaluenga y a las 9:00 de la mañana empezaba la carrera… un caos gracias a que no presté atención a la información de la organización que por estas fechas cambia el horario y adelanta una hora la celebración de las pruebas.

     Así que cuando llegué y vi que todo el mundo ya estaba en la salida, llamé al jefe de la organización y me apremió para que durante la formación de la parrilla de salida montase la bici y me pusiera casco y botas para correr.

Llegué al grupo con el tiempo justo para tomarme un gel y escuchar la voz de ¡YA!

     Aunque salí entre los 15 o 20 últimos, esta vez contaba con la ventaja de que conocía el circuito de un reconocimiento los días previos y que los caminos eran anchos, lo que me permitió remontar rápido y poder colocarme entre los primeros antes de entrar en el primer estrechamiento.

     Este fue el momento en el que pude “relajarme” y centrarme un poco en dónde estaba, ya que gracias a llegar tarde todo pasó demasiado rápido y sin tiempo para pensar. De ese primer estrechamiento salió un grupo muy numeroso.

Foto: Enrique Pino

     Rodamos todos juntos siendo conscientes de que en pocos kilómetros afrontaríamos la primera de las subidas.

     Una vez en ella, se subió a mil. En la gráfica siguiente podemos ver cómo el pulso alcanza un valor de 183-184 pulsaciones que se mantiene hasta el inicio de la bajada.

El día anterior había entrenado duro: 4 h con 3 puertos apretando y una media de más de 30 km/h. Sé que no es la mejor opción para afrontar una carrera al día siguiente, pero fui capaz de recuperar perfectamente y las sensaciones fueron buenísimas en cada momento de carrera.

     Subí bien, lo que no quiere decir fácil, manteniéndome siempre en cabeza. La bajada igualmente fue correcta. Después venía una zona sinuosa y estrecha que se hacía exigente en términos de rendimiento físico y técnico. De aquí salimos un grupo de 5 corredores que desde el principio nos entendimos a la perfección para relevar y abrir hueco con los perseguidores.

Foto: Enrique Pino

     De esta manera realizamos el primer paso por meta y continuamos colaborando hasta la segunda subida. El hueco con el siguiente grupo se redujo en algunos segundos antes de empezar a subir pero no fue suficiente para cogernos.

     Ya en la ascensión, volví a hacer un esfuerzo increíble para mantenerme cerca de uno de los corredores que está disputando la general del Circuito. Fui el único que pude aguantar su ritmo.

Foto: Enrique Pino

     Juntos empezamos a trazar la zona sinuosa de después y al salir al terreno fácil colaboramos para llegar a meta y jugarnos entre los dos la carrera.

     Sin embargo, a falta de 2 km, nos dio caza otro corredor del mismo equipo del que venía conmigo. Al cogernos se puso a tirar de nosotros para que su compañero pudiera realizar un buen sprint para ganar.

Imagino que tantos años corriendo me han enseñado cómo afrontar estas situaciones.

     Decidí ponerme el último de los tres durante esos 2 km en los que se estaba preparando el sprint. Sabiendo que había una larga recta de meta por asfalto y siendo solo 3, esta es la mejor posición para tener todo controlado. Ves la meta y ves a los dos rivales. No hace falta más.

     Fue él quien lanzó primero el sprint. Me sorprendió un poco que lo hiciera desde lejos pero le cogí rápidamente rueda. Aunque en el mismo sprint al rival se le salió el pie del pedal y pudo volver a meterlo rápidamente, aguanté sentado a rueda calculando mi distancia para intentar remontar.

     Cuando vi el momento, con un esfuerzo máximo de 193 pulsaciones (ver imagen de abajo) pude remontar el fortísimo sprint que el rival había iniciado y llegar como vencedor a la meta.

Gráfica del sprint

Sprint final

Foto: Circuito Provincial

Foto: Circuito Provincial

     Los datos de la carrera que registraron mi Garmin 520 y que puedes ver también en mi cuenta de Strava son:

     Muy contento con mi segundo triunfo de la temporada después de un período en el que no estaba muy motivado para salir a entrenar. No siempre se mantiene la misma ilusión a lo largo del año. Se pasa por baches. Lo importante es intentar superarlos y volver a la exigencia.

Share

Mario

Un apasionado del deporte que ha dedicado toda su vida al ciclismo. Ahora quiero compartir mi experiencia y mis conocimientos para ayudarte a mejorar tu calidad de vida y conseguir los objetivos deportivos que te propongas.

Click Here to Leave a Comment Below

Emilio J. - junio 3, 2017

Buen resumen de carrera.
Desde la organización te damos las gracias por el espectáculo que das junto con el resto de corredores.
Te animo a que nos des alguna idea para en próximas citas mejorar el circuito.
Un saludo

Reply
Leave a Reply:

“Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso” Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar