¡¡DISFRUTANDO EN CARRERA!!

     27/03/2017 – Después de varios años sin competir en una carrera oficial de carretera, este domingo participé en el XXXVIII TROFEO STMO. CRISTO DE LA SALA - MEMORIAL ANGEL, JAVIER Y MANOLO, la carrera de mi pueblo a la que lógicamente acudía con mucha ilusión.

     La semana previa, cargada de trabajo y muy malas condiciones meteorológicas, entrené un día, el martes, haciendo poco más de 3 h con una serie larga al final del mismo. Desde ahí al sábado en el que salí a hacer 2 h suaves antes de la carrera, no pude hacer nada más. Por este hecho tenía muchas dudas de mi rendimiento, porque a pesar de que las sensaciones en las carreras anteriores de MTB son buenas, estando una semana prácticamente parado antes de una competición no es para nada alentador.

     El día amaneció frío y amenazador de una lluvia que nunca llegó a hacer acto de presencia.

     Desde el principio, la carrera rodó muy rápida. El terreno de bajada inicial propicia este hecho. Aquí ya quedaba claro que el aire podría ser protagonista de esta carrera donde no hay mucha montaña, quitando una zona al final de cada una de las tres vueltas.

Como siempre me gusta hacer, decido correr en la parte delantera del grupo donde se minimizan los riesgos y donde puedes estar atento a todas las circunstancias de carrera.

     La primera vuelta se finaliza con el pelotón unido.

     Es en la mitad de la segunda vuelta cuando llega el primer momento decisivo de la carrera. El equipo Orquín, con mucho potencial y corredores expertos, realiza un abanico a la salida de un pueblo aprovechando el aire lateral que sopla en esa zona. Gracias a una buena colocación y viendo la jugada con antelación, decido formar parte de ese abanico y participar de los relevos, ya que es la mejor manera de reservar fuerzas. Si no, toca jugársela en la cuneta esperando que ningún corredor de delante se quede cortado o que yo mismo aguante el tirón.

     En el círculo azul de la gráfica podemos ver este hecho. La zona sombreada marca la altitud del terreno. Tiene tendencia hacia abajo. Sin embargo, mi Frecuencia Cardíaca (línea roja) dice que en ese momento se realizó un grandísimo esfuerzo para mantenerme en ese abanico que quería cortar la carrera. También mis datos de Potencia (línea morada) prueban todo esto. Fue un esfuerzo máximo de 7-8 minutos de duración en los que se formó la escapada definitiva de 18 hombres.

     A partir de aquí, los escapados rodamos rápido, pero con múltiples cambios de ritmo porque hay muchos corredores que no colaboran en los relevos. Dos de los equipos más fuertes tienen mucha representación en este grupo y es normal que los demás queramos aprovecharnos de esta circunstancia para reservar algo de energía.

     La segunda vuelta se termina con esta escapada de 18 corredores por delante del pelotón y una referencia entorno al minuto de ventaja.

     La tercera y última vuelta se convierte en un sin cesar de ataques de muchos corredores, bien por falta de organización, bien por querer romper este grupo de escapados.

     En el mismo punto que la vuelta anterior se vuelve a intentar un abanico ya que el aire sigue soplando insistentemente.

     Pero no es hasta unos kilómetros más adelante donde, en uno de los muchos ataques, se forma el grupo de 4 que a la postre se jugaría la victoria final.

Las circunstancias de carrera hacen que no entre en este selecto grupo. No es que no tuviera piernas, es que cuando arrancas a 20 ataques anteriores no sabes cuál va a ser el definitivo. Este lo fue y yo no estaba ahí.

     Iniciando la última de las ascensiones y viendo que la carrera estaba perdida y que el pelotón se acercaba muy rápido, decidí gastar todas mis fuerzas en intentar llegar por delante del mismo, que el esfuerzo de estas dos últimas vueltas tuviera algo de recompensa.

     En la gráfica está señalada toda la subida que realicé a máximo esfuerzo, con una potencia siempre por encima de los 332 W y una frecuencia cardíaca que no bajó de las 180 puls/min. Conseguí que varios corredores que venían conmigo cedieran terreno. Los que aguantaron me dieron la puntilla en la meta, donde entré vacío pero muy satisfecho con el rendimiento demostrado y con la forma de correr que me hizo disfrutar muchísimo.

Los datos de la carrera recogidos en mi Garmin 520 y que podéis ver también en mi cuenta de Strava son:

Garmin 520StravaGarmin 520Strava

Share

Mario

Un apasionado del deporte que ha dedicado toda su vida al ciclismo. Ahora quiero compartir mi experiencia y mis conocimientos para ayudarte a mejorar tu calidad de vida y conseguir los objetivos deportivos que te propongas.

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Reply:

“Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso” Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar